Conócenos

Nuestros nombres son Alba y Claudia y estamos en Barcelona capital.

Queremos explicar que no solo ofrecemos servicio de AB/DL sino mucho más. En la sociedad en la que vivimos actualmente estamos desconectados de nuestras emociones, de nuestra esencia y de nuestras verdaderas necesidades y es por ello que nacen nuestras carencias afectivas y la sensación de vacío. Nosotras queremos ofrecer un servicio para ayudar y dar cabida al amor y al cariño sin miedo a ser juzgados ni rechazados.

Ambas hemos entrado en contacto en este mundo del ABDL debido a experiencias personales que tuvimos, y es a raíz de ahí, cuando nos pusimos en contacto para hablar e intentar comprender que había detrás de esta necesidad de infantilismo.

A raíz de investigar, contactar con una psicóloga profesional y basándonos en nuestras propias experiencias se despertaron en nosotras unas ganas de ofrecer a esta comunidad una herramienta para satisfacer y consultar dudas sobre este tema.

Actualmente, ambas compaginamos nuestro trabajo con servicios concretados de ABDL dónde no solo damos espacio a las actividades que se dan en estos contextos, sinó también a charlar, a la escucha, a la empatía y sobretodo al amor.

Esta situación viene debido a unas carencias emocionales, que se intentan suplir con situaciones que nos rememoran a tiempos en los que estábamos en un ambiente de abundancia en cuanto a amor, cariño y atenciones se refiere, y lejos del estrés y de la vorágine de la ciudad. Lo que se busca en estos casos es atención, en todas las expresiones.

Puede ir unido a estimulo sexual o puede ir únicamente a actividades que rememoren nuestra infancia, cada caso es distinto.

Por otro lado, a parte de ABDL ofrecemos servicios de caricias, masajes, abrazos, charlas, besos… gestos que evocan al amor, a sentirnos amados. Nuestro fuerte es crear un clima en el que los dos nos sintamos tranquilos y relajados y así poder dejarnos sentir sensaciones únicas, sin la influencia de la vorágine de la ciudad que nos exige ser fríos, fuertes, no-emocionales.

Por todo ello nos gustaría conocer cada caso para poder ofrecer un servicio exclusivo y único.

Alba: Tengo 33 años y soy madre de dos niños, ya criados (no soy lactante) y por ello me considero una experta en cuidar, mimar y dar amor. Y no solo eso, mi faceta como madre me ha enseñado también a poner límites cuando algo no esta bien.

Claudia: Tengo casi 30 años (aunque aparento un poco menos), soy enfermera y formada en psicoterapia Gestalt durante más de 5 años. Me considero una persona empática, muy predispuesta a la escucha, a dar amor, así como también a recibirlo.

¡Un besito muy fuerte amores! ❤

¡Os esperamos!